Mi nombre es Natalia, soy matrona y sexóloga. Desde mi adolescencia he sentido mucha curiosidad por la sexualidad humana. Mis propias dificultades con la erótica me hicieron buscar ayuda y me encontré con un sistema muy poco preparado para atender problemática sexual. La vida me llevó a formarme como matrona, profesión de la que me enamoré nada más empezar.