Ciclo Menstrual & Vacaciones

Si te preguntas si las vacaciones y los viajes pueden afectar a tu ciclo menstrual, la respuesta es que probablemente si. Veamos por qué puede alterarse tu menstruación y qué podemos hacer para mantener el equilibrio.

 

El estrés y el ciclo menstrual

Ir de vacaciones es algo a lo que a todas (o casi todas) nos entusiasma, aunque el hecho de viajar quizás no tanto… Vuelos, maletas, salir de tu zona de confort, adaptarte a un entorno que no conoces… Todo esto puede estresar y mucho. 

Este estrés afecta al hipotálamo, pudiendo suprimir las funciones de la glándula pituitaria, lo que afecta a la producción de estrógeno, que a su vez altera la ovulación, incluso interrumpiendo y haciendo que no menstruemos durante ese ciclo.

Teniendo en cuenta esto, es curioso saber, que en algunos casos, en los que existe una irregularidad menstrual por estrés (por ejemplo en amenorrea hipotalámica), el irse de vacaciones, disfrutar de tiempo de descanso, relajar sus hábitos alimentarios y de deporte y divertirse con la familia puede ser la solución a esa irregularidad o ausencia de menstruación.

 

Alteraciones del sueño y cambios en los ritmos circadianos

Tu ritmo circadiano es tu reloj interno. Influye en tus hábitos de sueño, en la liberación de hormonas (progesterona, testosterona, estrógenos, entre otras), en tus hábitos alimenticios y otras funciones corporales. 

Tu ritmo circadiano responde a la oscuridad de la noche y la claridad del día, por lo que cuando viajas de un sitio a otro, especialmente atravesando husos horarios, tu cuerpo está tratando activamente de descubrir cómo volver a su horario normal, lo que podría alterar tu menstruación.

Incluso si no atraviesas zonas horarias, no todo el mundo se adapta bien a los cambios, el clima (pasar a zonas más frías o más calurosas), dormir en un colchón que no es el tuyo y al que no estás acostumbrada, el mantenernos despiertas hasta tarde porque estamos disfrutando al fresco, el despertarnos también más tarde… Todo esto hace que tu rutina del sueño se altere, afectando a tu presión arterial, a tu descanso, a tus niveles de cortisol y con ello a un desequilibrio hormonal. 

 

Cambios en tus hábitos alimenticios y de ejercicio

Cuando vas de vacaciones, lo más seguro es que pruebes nuevos alimentos, descuides tu alimentación o que no hagas ejercicio de forma regular. Y mientras que podemos relajarnos un poco cuando estamos de vacaciones, nuestro ciclo menstrual se pregunta qué está pasando y puede verse afectado. 

Abandonar por completo tus rutinas saludables para disfrutar del tiempo libre durante las vacaciones solo añade más estrés al cuerpo.

 

¿Y si estoy con un método anticonceptivo hormonal?

Lo más seguro es que tu “ciclo menstrual” no se vea alterado, salvo que te olvides tomártelo o tu horario de tomas se vea alterado por los viajes.

Es importante mantener la dosis diaria en función de tu zona horaria, no la zona horaria del sitio al que visitas. Si la nueva hora es muy mala, retrasarlo/adelantarlo un par de horas no debería ser un problema. Aunque siempre consulta con tu médico, pues algunas píldoras a base de progestina debes tomarla en las tres horas siguientes a tu hora habitual, si no se consideraría que te estás saltando una toma.

Teniendo en cuenta que viajar afecta a tu menstruación y que es normal que varíe en unos días o que incluso sangremos más o menos de lo habitual, podemos hacer mucho para mitigar los efectos secundarios. ¿Cómo? Reduciendo el estrés que sufre nuestro cuerpo manteniendo en lo máximo posible nuestros hábitos de alimentación, ejercicio y sueño.

 

Mantén tu ciclo menstrual estable en vacaciones

  • Prepárate: ten en cuenta si vas a atravesar husos horarios o si el cambio de clima es diferente, haz todo lo que puedas para adaptarte a un nuevo ciclo antes de partir. Dormir durante el día de viaje o en el avión puede ayudarte.
  • Céntrate en tu nueva rutina. Si quieres disfrutar de la cocina local, asegúrate de hacerlo a unas horas prefijadas que no varien mucho de tus horarios habituales.
  • Recuerda seguir practicando deporte a pesar de estar de vacaciones, quizás 10 minutos de ejercicios de alta intensidad en la habitación antes de comenzar el día, aprovecha el gimnasio del hotel, nada en la piscina o metiendo en la maleta las deportivas para salir a correr.
  • No te pases con el alcohol. Si sueles tener ciclos irregulares, especialmente no te excedas con el alcohol 
  • Si sabes que te cuesta dormir en tus vacaciones, prepárate un botiquín de sueño feliz: infusiones relajantes, aceites esenciales, alguna almohada especial, música, tu pijama favorito, melatonina, etc… te ayudarán a relajarte y a quedarte dormida con facilidad.
  • Asegúrate de incluir suficientes verduras, proteínas y grasas saludables en tus comidas.
  • Presta atención a las posibles molestias premenstruales y desde la ovulación potencia la toma de pescado azul, cúrcuma, jengibre y si es necesario recurre a suplementación.
  • Hidrátate. Especialmente en verano esto es importante, sobre todo si tienes unas vacaciones muy activas o estás en un lugar de mucho calor. Bebe suficiente agua, toma alimentos altamente hidratantes (pepino, sandía, lechuga)… Una buena hidratación es esencial para producir flujo cervical (signo de ovulación) y además nos ayuda con esas molestias premenstruales.

Recuerda, que si tu menstruación está ausente un mes, lo más probable es que no haya nada de lo que preocuparse. Aun así, si pasan más de tres meses y no estás embarazada, te sugiero acudas a un profesional que te ayude a encontrar cual puede ser la causa y cómo solucionarlo.

¿Te ha gustado el artículo? ¡Cuéntanos tu opinión más abajo y no te olvides de seguirnos en Instagram y Facebook!

 
¡Compártelo en redes!
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on telegram
Telegram
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on pinterest
Pinterest
Quizás también te gusta...
Comentarios
Artículos recientes
Pack Anat Health
Recomendamos