Las hormonas tienen un rol fundamental en el funcionamiento de nosotras, tanto a nivel menstrual, de fertilidad y otros procesos vitales de nuestro organismo. Ahora bien, te has preguntado: 

¿Qué hacen las hormonas?

¿Qué componentes necesita el organismo para fabricar las hormonas? 

¿Los alimentos que consumimos pueden afectar la formación y función de las hormonas? 

¿Todas ellas se construyen con los mismos componentes? 

Responderemos estas preguntas en los siguientes párrafos y te explicaremos la importancia del colesterol en el equilibrio hormonal.

¿Qué son las hormonas?

Las hormonas son sustancias  producidas por una célula (o grupo de células) cuya función es actuar como mensajeros, llevando órdenes a otras células del organismo para mantener y mejorar su funcionamiento. 

Estas son secretadas y vertidas a la sangre o a destinos diferentes de la sangre (como intestino, cavidad oral o a través de la piel). Cuando se vierten a la sangre para llegar a su órgano de acción se denomina proceso endocrino, y cuando son secretadas a otro destino diferente se denomina proceso exocrino

¿Cuántas clases de hormonas existen?

La manera más frecuente en que se clasifican las hormonas es sobre la base de la composición de su estructura definitiva. 

    • Hormonas formadas por proteínas o por péptidos. Estos últimos, al igual que las proteínas, están formados por cadenas de aminoácidos pero carecen de la estructura necesaria para poder clasificados como proteínas. En este grupo se encuentran: 
      1. Las gonadotropinas: la hormona folículo estimulante (FSH) y la luteinizante (LH) que controlan el funcionamiento del ciclo menstrual. 
      2. La insulina y glucagón: que interviene en el control de los niveles de azúcar en la sangre. 
      3. La angiotensina: interviene en la regulación de la presión arterial. 
      4. Otras hormonas reguladoras como la hormona liberadora de gonadotropinas (GnRH), la leptina y el neuropéptido Y.
    • Hormonas esteroideas que están formadas por un esqueleto básico derivado del colesterol. Están constituidas por:
      1. Glucocorticoides: el cortisol, que participa en el metabolismo de carbohidratos, lípidos y proteínas.
      2. Mineralocorticoides: la aldosterona, que actúa en el balance de electrolitos (minerales) a través del riñón.
      3. Hormonas sexuales: los estrógenos, progesterona, testosterona. 
    • Aminoácidos y sus derivados: 
      1. Hormona tiroidea: tiroxina.
      2. Catecolaminas: adrenalina, noradrenalina, dopamina. 
      3. Indolamninas: serotonina, melatonina, triptófano.

¿Cómo hace el organismo para fabricar hormonas a partir del colesterol? 

Todas las hormonas esteroideas se originan a partir del colesterol por medio de un proceso denominado esteroidogénesis. 

A diferencia de las proteínas, las células productoras de hormonas esteroideas no almacenan hormona prefabricada. En su lugar, la elaboran solo cuando el cuerpo lo demanda a partir del colesterol que se encuentra circulando en nuestra sangre

La gran mayoría del colesterol utilizado para la síntesis de las hormonas esteroideas proviene de las lipoproteínas de baja densidad, conocidas como LDL-colesterol. Es por esto que ciertas cantidades también son necesarias en el organismo. 

Una vez que el colesterol es internalizado en la célula, una serie de mecanismos lo transforman en mediadores intermedios, hasta finalmente producir la hormona específica para la cual la glándula está diseñada. 

¿Cuáles son las funciones del colesterol en el organismo?

El colesterol es un componente indispensable de la membrana de todas las células del organismo. Además, participa en la fabricación o síntesis de las hormonas esteroideas, la vitamina D y los ácidos biliares. 

Estas son algunas de las funciones del colesteros en el desempeño normal del organismo: 

  1. Constituye el esqueleto fundamental a partir del cual se sintetizan las hormonas esteroideas: corticosteroides, mineralocorticoides y hormonas sexuales. 

  2. Es la molécula precursora en la síntesis de la vitamina D.

  3. En el hígado participa en la formación de la secreción biliar, que aunque se produce en el hígado, se acumula en la vesícula biliar. Esta secreción es vital para la digestión y absorción de moléculas de grasa y vitaminas solubles en grasas como la vitamina A, D, E y K.  

  4. Es requerido para la construcción y mantenimiento de las membranas celulares de todos los animales. Es por esto que provee una barrera protectora para las células  y las mantiene estables a temperaturas fisiológicas. 

  5. Reduce la permeabilidad a través de la membrana celular de cationes como el sodio e hidrógeno, vitales para la función celular.

  6. Participa en la formación de la capa que recubre a los nervios de transmisión nerviosa rápida. Esta capa denominada vaina de mielina hace más eficiente la propagación del impulso nervioso. 

¿Colesterol: amigo o enemigo?

Frecuentemente se piensa que el colesterol es malo. La realidad es que este lípido cumple funciones vitales dentro del organismo, que de ser afectadas, podrían afectar nuestra salud negativamente. 

Las grasas son esencialmente insolubles en agua, por lo que deben ser transportadas en la sangre unidas a una proteína denominada lipoproteína. Ellas también transportan fosfolípidos y triacilglicéridos.

Tipos de Lipoproteinas

Entre los tipos de lipoproteínas están los quilomicrones, las VLDL, LDL y HDL. El colesterol es transportado fundamentalmente en las lipoproteínas de baja densidad (LDL-c) conocidas como colesterol malo y en las de alta densidad (HDL-c) conocidas como colesterol bueno. 

Las HDL se encargan de transportar el colesterol de regreso al hígado para su metabolismo. Lo convierten en secreción biliar, lo que ayuda a “limpiar” el colesterol malo de la sangre. Las LDL se encargan de transportar el colesterol a sitios distintos al hígado. Por eso ayudan a depositarlo en los vasos sanguíneos y otros órganos, evitando la formación de obstrucciones. 

¿Qué sucede ante un exceso de colesterol?

El déficit o exceso de algún componente específico suele relacionarse con enfermedades. El exceso de LDL-colesterol se ha visto relacionado con: 

  • Incremento de eventos cardiovasculares como ateroesclerosis, infartos al miocardio y hemorragias cerebrales (eventos cerebrovasculares). 

  • Sobrepeso y obesidad.

  • Resistencia a la insulina, síndrome metabólico y diabetes.

  • Alteración de la función inmunológica de defensa y aumento de riesgo de enfermedades respiratorias como asma y neumonías.  

  • Aumento del riesgo para desarrollar cáncer colon-rectal, de próstata y de mama. 

¿Cuáles son las recomendaciones de estilo de vida para incrementar los niveles de HDL-c (colesterol bueno)?

Las HDL-c se han visto relacionadas con la disminución de riesgo de diversas enfermedades cardiovasculares, inflamatorias, inmunológicas y hasta cáncer. Entre las recomendaciones internacionales para elevar los niveles de colesterol bueno se encuentran: 

  1. Actividad física de moderada intensidad durante 30 minutos, 4 veces a la semana. 

  2. Mantener el peso en rango saludable, evitando el sobrepeso y la obesidad.

  3. Dietas ricas en vegetales, frutas, nueces y semillas.

  4. Consumo de esteroles de origen vegetal (vegetales de hojas verdes).

  5. Ingesta de ácidos grasos omega-3 y omega-6, preferentemente de origen marino, presentes en pescados como salmón, atún, arenque, sardinas. 

  6. Evitar el consumo de grasas trans.

  7. El consumo de carne magra (tanto roja como blanca) dentro del marco de una dieta saludable no solo ha logrado incrementar los niveles de HDL-c, sino que adicionalmente disminuye los niveles de LDL-c.

  8. Ingesta diaria de fibra soluble de 10-25 g/día. 

  9. Otros complementos como el Berberina (presente en algunas plantas como el Berberis), el ajo, el Resveratrol (presente en las uvas rojas) y las macroalgas.

  10. Abandono del hábito tabáquico. 

Finalmente, es importante resaltar que la dieta antiinflamatoria reúne los requisitos de una dieta saludable. Adicionalmente, contribuye al aporte de los requerimientos del organismo para sintetizar las hormonas, modificando el perfil lipídico hacia las grasas buenas. 

Si te sientes identificada con este artículo, y necesitas que te ayudemos no dudes en ponerte en contacto con nuestro equipo Anat Health

Leave A Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *