Orgasmos: 8 Mentiras Que Nos Han Contado

“A las mujeres les cuesta más llegar a los orgasmos”

¡Gran mentira! Conociendo nuestro cuerpo y cultivando nuestro deseo, hay mujeres que llegan al orgasmo en segundos. La realidad es que nos cuesta más llegar al orgasmo de la manera en que la sociedad patriarcal nos ha dicho que debemos hacerlo, con únicamente la penetración vaginal.

 

“Existen dos tipos de orgasmos: el vaginal y el clitoriano”

Otra farsa patriarcal. Solo hay un tipo de orgasmo, y se desencadena en el cerebro. La estimulación para alcanzarlo puede ser a través de la vagina, del clítoris, de las parauretrales, de los pezones… ¡O incluso sin ninguna estimulación! ¿Cuántas aquí habéis tenido un orgasmo en sueños?

 

“Soy disfuncional porque no llego al orgasmo con la penetración”

Segunda parte del anterior. Jerarquizar nuestros orgasmos para beneficiar la erótica masculina con un “mete-saca” que a nosotras no nos suele resultar suficiente satisfactorio. Ninguna estimulación es mejor que otra. Y la realidad es que alrededor del 70% de las mujeres no alcanzan el orgasmo con tan sólo la penetración vaginal. Por lo tanto, no hay nada disfuncional en ti. Lo disfuncional es la sociedad intentando que encajemos en una erótica normativa encorsetada y limitada al coito.

 

La realidad es que alrededor del 70% de las mujeres no alcanzan el orgasmo con tan sólo la penetración vaginal.

 

“Si estamos en pareja no necesitamos masturbarnos a solas”

Tener orgasmos a solas no implica baja satisfacción sexual en pareja. Son cosas distintas, deseos distintos, que nos proporcionan sensaciones distintas. No sólo no es negativo sino que es muy positivo. Dedicar ratos a la autoerótica mejora la satisfacción sexual, el autoconocimiento y la autopercepción, y esto, a su vez, repercutirá positivamente en la erótica de la pareja.

 

“Una relación sexual tiene que acabar en orgasmo”

Buff! ¡Cuánta presión! Tenemos derecho a orgasmar y debemos reclamar ese derecho, ¡basta de encuentros eróticos que finalizan con la eyaculación masculina! Pero también podemos darnos la oportunidad de finalizar encuentros en los que lo hemos pasado muy bien pero no ha llegado el orgasmo. A veces iniciamos encuentros buscando el placer y el orgasmo, otras lo iniciaremos buscando afecto, intimidad con la pareja… y también está bien. Nuestra satisfacción está más relacionada con la consecución de esas expectativas que con llegar al orgasmo.

 

“Eyacular (squirt) con el orgasmo lo hace más intenso”

Nos referimos aquí a esa cantidad de líquido transparente que expulsan algunas mujeres justo antes, durante o después de un orgasmo. Cada mujer es única y también su vivencia de los orgasmos y de la eyaculación. Algunas mujeres sí lo valoran como más intenso o placentero, pero otras no. Es una sensación más, diferente a un orgasmo sin squirt, pero recordemos que ningún orgasmo es mejor que otro.

 

“Las parejas hetero tienen que llegar al orgasmo a la vez”

En las pelis queda muy bien, pero es ficción. En la realidad no es lo más habitual. Si ocurre genial, si no, tampoco hay que frustrarse. Cada persona tiene su ritmo. Estar pendiente del orgasmo de la pareja añade un plus de presión que no nos va a dejar disfrutar, incluso puede dificultar o imposibilitar el orgasmo. Por otra parte, integrar la alternancia de placer en la pareja (primero dar y luego recibir, o al revés) puede ser interesante y divertido por varios motivos: además de que observar a la pareja orgasmando puede ser muy erótico, también nos permite ser un poco “egoístas”, dándonos el espacio y el permiso para anteponer nuestro placer al de nuestra pareja, sabiendo que luego intercambiaremos roles.

 

“Si no sabes si has llegado al orgasmo, es que no has llegado”

El orgasmo a veces no es tan fácilmente identificable como todas creemos. Hay muchas maneras de sentir un orgasmo y algunas se alejan mucho de las grandes sensaciones que transmiten los gemidos de las películas. Todas las sensaciones están bien. Ninguna es más válida que otra. Ningún placer es mejor que otro. Investiga, juega, diviértete sin exigencias.

 

Si tienes dudas o necesitas que te asesoremos en este proceso, escríbenos. Estaremos encantadas de acompañarte.

¿Te ha gustado el artículo sobre relaciones sexuales y embarazo? ¡Cuéntanos tu opinión más abajo y no te olvides de seguirnos en Instagram y Facebook!

 
¡Compártelo en redes!
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on telegram
Telegram
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on pinterest
Pinterest
Quizás también te gusta...
Comentarios